El Pekinés Imperial

El Pekinés tiene una historia muy rica y es, merecidamente, una raza que tiene gran popularidad en todo el mundo. Criado meticulosamente durante siglos por los soberanos de la China imperial, el Pekinés era un animal muy apreciado en los palacios reales, donde vivía separado del resto de perros. Aquellos ejemplares que estaban en los palacios eran de mejor calidad que los que tenía el pueblo llano, y estos últimos eran de tamaño algo mayor y con un aspecto general más recio. Los perros de las casas reales eran a veces regalados a otros monarcas asiáticos y, sin duda, algunas de esas líneas transmitieron ciertas características a otras razas orientales.

Se cree que en la antigüedad el Pekinés sólo era tenido por los más altos dignatarios de la corte, por aquellos de sangre real. Del mismo modo que el pueblo llano era obligado a no mirar al emperador, también se les exigía apartar la vista, bajo pena de muerte, siempre que apareciera un Pekinés. Ciertamente, este perro era tenido en muy alta estima (hay quienes dicen que hasta era considerado sagrado). Había incluso Pekineses a los que se les habían entregado galardones literarios. A uno se le entregó la Orden Oficial del Sombrero, que se podría comparar con el actual Premio Nobel de la Paz.

La Emperatriz Tzu Hsi: Como princesa de Pequín, Tzu Hsi era muy aficionada a todos los animales pequeños y los pájaros canoros, y siempre tenía tiempo para dedicarse a sus amigos los animales. Como anciana fue conocida, cariñosamente, como «Vieja Buda» y continuó con su gran interés por la cría de perros hasta el fin de sus días como emperatriz.

¿Qué es un Pekinés?

“Cuenta la leyenda que un león se enamoró

de una mona pequeñita y risueña,

imploró e imploró a los dioses

que les dejaran vivir su amor , ante la

insistencia del León y la Monita, los dioses

les concedieron el deseo, y que de esa unión

nación una criatura con la gracia y simpatía del mono

y el porte majestuoso del león”

Perros felices

Mis perros viven libres, no

conocen lo que es una jaula o un

chelín, comparten sofá y siempre

cae algo a la hora de la comida,

por eso aseguro además de una

belleza un excelente carácter .

Mis  ejemplares provienen de las mejores líneas de sangre americanas.

con excelente aptitudes para exposición y maravillosos para compañía.

Me preocupo tanto por su belleza como por su bienestar

Información

En caso de que estés interesado, en uno

de mis cachorros, puedes ponerte en contacto conmigo

vía e mail, o  por tlf, te informaré gustosamente de las

camadas que tengo disponibles, así como fecha de entrega

y sus cuidados, nadie se va de mi casa, sin toda la información

necesaria, cuanto más informado esté el dueño, mejor estarán

mis cachorros, que es lo que me importa.

Siempre estoy en contacto con mis clientes

cada vez que tienen una duda  o problema

Sus Cuidados

Mantener a un Pekinés

con toda su belleza no lleva

mucho tiempo, un cepillado diario,

lavados con buenos productos

para que no dañen su piel y pelo,

y una buena alimentación.